La empresa EPRYCON, S.L, comienza su andadura en junio de 1.989, fijando su domicilio en la localidad de Mocejón (Toledo), en la C/ Extremadura, s/n.

Su capital social , totalmente suscrito y desembolsado, se cifró en 3 millones de pesetas, y su objeto social es la construcción de toda clase de obras.

Esta empresa tiene su antecedente en las empresas de carácter individual ANGEL RUANO ARANDA y JESÚS MARTIN BARRIYUSO, los cuales continúan su actividad bajo esta nueva forma jurídica, una vez que ha finalizado todas las obras contratas a su nombre.

Con objeto de desempeñar su labor, la nueva empresa se va dotando en los primeros años de los medios indispensables, lo que unido al mencionado conocimiento de las obras de edificación, le permiten facturar más de 300 millones en el año 1.994.

Señalar, que en junio del año 1.996, la empresa sufre una reestructura importante en cuanto a los componentes de la misma, ya que desde su fundación hasta la citada fecha, venían siendo cuatro socios, mientras que en la actualidad la empresa esta constituida por dos socios, desempeñando el cargo de administradores mancomunados.

Al mismo tiempo, en el año 1.996, y aprovechando el nuevo cambio, se constituye la empresa CONSTRUCCIONES Y OBRAS RUMAR, S.L., cuyo objeto social es el mismo que EPRYCON, S.L.

Por último, mencionar que a lo largo de los años 1.999 y 2.000, la empresa EPRYCON, S.L, ha realizado distintas obras para la Administración Pública, lo que le ha permitido darse a conocer en ésta nueva faceta y sacar partido a su clasificación.

Especificando el objeto social de ambas empresas, es la realización de toda clase de obras de construcción, tanto de nueva planta como de reparación y rehabilitación, incluso las de protección oficial, promoción, compraventa de viviendas y todo tipo de inmuebles y solares, y la realización de actividades análogas de lícito comercio.